Schoenstatt para la Iglesia

Archivo para la Categoría "Pensamientos del día"

Apertura del Año del P. Kentenich

Hoy, 15 de septiembre de 2017, el Movimiento de Schoenstatt en todo el mundo abre el “Año del P. Kentenich”, preparando así el 50° aniversario de su fallecimiento. El acento no está puesto al interior de la propia Familia de Schoenstatt, sino hacia afuera, comprometiéndose a compartir su carisma y pidiendo la gracia de ser valientes y creativos a la hora de transmitir su mensaje, haciendo suyas las palabras del Santo Padre Francisco (3.9.2015):

Ustedes saben que un carisma no es una pieza de museo, que permanece intacta en una vitrina, para ser contemplada y nada más. La fidelidad, el mantener puro el carisma, no significa de ningún modo encerrarlo en una botella sellada, como si fuera agua destilada, para que no se contamine con el exterior. No, el carisma no se conserva teniéndolo guardado; hay que abrirlo y dejar que salga, para que entre en contacto con la realidad, con las personas, con sus inquietudes y sus problemas. Y así, en ese este encuentro fecundo con la realidad, el carisma crece, se renueva y también la realidad se transforma, se transfigura por la fuerza espiritual que ese carisma lleva consigo.” (3.09.2015)

En Schoenstatt, Alemania, el Año del P. Kentenich se abrió con la Misa que tradicionalmente se celebra en el lugar del fallecimiento del Padre Kentenich, en la Iglesia de la Santísima Trinidad, a las 7 de la mañana, hora de su partida.

Seguir leyendo

Motivación a la Familia de Schoenstatt en el inicio del año del P. Kentenich

Querida Familia de Schoenstatt de España:

Volvemos ya de las vacaciones, para unos más largas y para otras más cortas. Y tenemos por delante un curso marcado por la persona del P. Kentenich. Desde este 15 de septiembre de 2017 y hasta el 15 de septiembre de 2018 somos invitados a prepararnos como Familia a la celebración de los 50 años de la muerte de nuestro Padre.

Este curso pasado hemos tratado de encendernos en el “Fuego del Padre”. Esto quiere decir en su mensaje para el mundo de hoy y en su espiritualidad. Lo hicimos recordando a aquellas personas que nosotros consideramos como los “santos de Schoenstatt”. Personas que vivieron de manera ejemplar el mensaje que el Espíritu Santo entregó al P. Kentenich. Pero este mensaje de Dios no sólo se puede ver en personas, sino también en las diferentes ramas de nuestra Familia, a las cuales el Padre inspiró una manera concreta de vivir ese carisma. Por eso, unidos es como presentaremos mejor a nuestro Padre al mundo de hoy.

El santo Papa Juan Pablo II nos recordaba nuestra responsabilidad en este sentido:

“Ustedes están llamados a participar de la gracia que su fundador recibió y a ofrecerla a toda la Iglesia. Pues el carisma de los fundadores es una experiencia suscitada por el Espíritu, que es transmitida a sus discípulos, para que estos la vivan, la custodien, la profundicen y la desarrollen constantemente, en la comunión de la Iglesia y para bien de la Iglesia” (20.09.1985)

Del mismo modo el Papa Francisco nos advirtió:
“Ustedes saben que un carisma no es una pieza de museo, que permanece intacta en una vitrina, para ser contemplada y nada más. La fidelidad, el mantener puro el carisma, no significa de ningún modo encerrarlo en una botella sellada, como si fuera agua destilada, para que no se contamine con el exterior. No, el carisma no se conserva teniéndolo guardado; hay que abrirlo y dejar que salga, para que entre en contacto con la realidad, con las personas, con sus inquietudes y sus problemas. Y así, en ese este encuentro fecundo con la realidad, el carisma crece, se renueva y también la realidad se transforma, se transfigura por la fuerza espiritual que ese carisma lleva con- sigo.” (3.09.2015)

Es interesante descubrir como la Presidencia Nacional ha querido llamar a este año como “Año del P. Kentenich” y en alemán “Kentenich Jahr”. No se lo quiso llamar “Año del Padre” o “de nuestro Padre”, pues el acento no está puesto al interior de la propia Familia de Schoenstatt, sino hacia afuera. Así como en el año jubilar de 2014 fuimos invitados a ser un “Schoenstatt en salida”, me pregunto si este año el Espíritu no nos estará invitando a transformar nuestra experiencia y conocimiento del Padre en un “Kentenich en salida”. El mundo tiene hoy muchos problemas y desafíos, y desde Schoenstatt pensamos que el P. Kentenich tiene muchas respuestas para el hombre de hoy. No tengamos miedo a presentarlas. Ojalá que en este año puedan surgir muchas y variadas propuestas de conocimiento de la persona y el mensaje de nuestro padre a partir de las diferentes ramas y grupos de vida. Tenemos una riqueza inmensa, que no es solo para nosotros, sino también para regalarla a los que más lo necesitan. Por eso, en este año os invito a profundizar en el Padre y a pedir la gracia del envío apostólico para poder ser valientes y creativos a la hora de transmitir su mensaje.

¡Qué como instrumentos en las manos de María, Ella nos utilice para abrir nuevos caminos de alianza!

 

Un Año del P. Kentenich – el acento no está puesto al interior de la propia Familia de Schoenstatt, sino hacia afuera

Reflexión – Un nuevo curso

UN NUEVO  CURSO

Como cada mes de septiembre, decimos adiós a las vacaciones y nos preparamos para el comienzo de un nuevo curso. Atrás quedan los baños en la playa y en las piscinas, las fiestas  de los pueblos, los viajes en familia y todas  aquellas cosas  que nos ayudan a relajarnos y olvidarnos  de la rutina.

Recuperamos el ritmo ordinario que nos acompañará  a lo largo del curso. Los niños y jóvenes vuelven al colegio y adquieren poco  apoco el ritmo adecuado que les facilite el aprendizaje a todos los niveles. Y ellos arrastran  a toda la familia que están envueltos en acompañar esta tarea de desarrollo y crecimiento.

Este es un mes de empezar  de nuevo, cargado de nuevas ilusiones y de expectativas ante lo que nos va  a deparar el nuevo curso. El nuevo curso se empieza con ilusión pero también con la inquietud de la novedad, la inseguridad ante los nuevos retos que nos van a llegar, el esfuerzo para afrontar los proyectos, los encuentros, el día a día.

Pero sobre todo es comenzar de nuevo las relaciones  con las personas, los amigos, la familia. Porque en el fondo lo más importante en nuestra vida, aquello que más valoramos son las personas con las que nos relacionamos.

Mirar agradecidos por la labor realizada por quienes han dedicado y dedican tiempo, ilusión y sacrificio a favor de  los hermanos, especialmente de los más necesitados.

Reflexionar para descubrir qué hacer y cómo hacerlo, pues cada uno, según sus circunstancias, puede aportar su grano de arena, todos debemos sentirnos colaboradores. Tenemos que darnos cuenta de que normalmente podemos más de lo que creemos, porque contamos con la  ayuda de los demás y la fuerza que nos da el Espíritu del Señor.

La vida de cada persona es un regalo del cielo. La vida de cada persona merece el máximo respeto. No importa la edad, sólo importa como persona. Cada detalle, cada gesto, cada caricia, cada sonrisa, cada vez que se da la mano, cada vez que se llega a tiempo a la vida de los demás, se dignifica la persona.

En este nuevo curso vamos  a celebrar el “Año del Padre Kentenich”, en el que estamos llamados a poner  a nuestro Fundador en el centro, su pensamiento y su mensaje, su biografía tan rica y fascinante, las propuestas  que dio a los  desafíos de la Iglesia y del mundo y que hoy quiere dar aún a través  de nosotros. Este año nos da la oportunidad de profundizar  el vínculo con nuestro Padre Fundador, para que su carisma reviva nuevamente en nosotros, invitemos a muchas personas a conocer  o a redescubrir al P. José Kentenich como profeta  de nuestro tiempo.

Creemos  que a través  de él, Dios ha querido dar una respuesta a los desafíos de nuestro tiempo. Como familia  de Schoenstatt hemos de asumir esta respuesta en nosotros mismos y  entregársela como un servicio a la Iglesia y al mundo. Hemos de ser prolongadores del carisma de nuestro Padre. Las palabras “Dilexit Ecclesiam” -Amó a la Iglesia- grabadas en su tumba expresan claramente la gran preocupación de su vida: regalarle a la Iglesia un Movimiento de renovación mundial.

Para esta misión contamos con la  ayuda y protección de nuestra Madre y Reina, la Santísima Virgen, a la que nos encomendamos en este nuevo curso.

 

 

Triduo de la Virgen Peregrina -mayo 2017

Triduo en formato PDF

Triduo Virgen Peregrina – oct/nov 2016

 

fichero en formato pdf

triduooctnov_pagina_2

triduooctnov_pagina_1

EL PADRE FUNDADOR MÁS CERCANO QUE NUNCA.

P.-Kentenich1El Padre Kentenich murió el día  de la Virgen de los Dolores, un domingo. Fue todo  un signo, un día  de María y un día de Resurrección. Porque su muerte fue la coronación de una vida consagrada a María y su Misión, una vida signada por la cruz.

Su vida terminó con una Eucaristía. Poco tiempo antes había dicho que moriría en el altar. Esto fue un signo de lo que muchas veces había predicado: que la Santa Misa debía ser el punto de partida, cumbre y culminación de nuestra vida cotidiana.

La Pascua del Padre Fundador aconteció en medio de los suyos, murió en familia, último signo de  su carisma y mensaje: “Nos pertenecemos el uno al otro ahora y en la eternidad….entonces, permaneciendo el uno en el otro y con el otro, contemplaremos a nuestra querida Madre y a la Santísima  Trinidad”

La Virgen se lo llevó después de celebrar por primera vez la Misa en la Iglesia  de la Adoración en Schoenstatt, el 15 de septiembre de 1968, festividad de Nuestra Señora  de los Dolores, dolores que él había compartido muy íntimamente a lo largo de su vida ya que todos sus sufrimientos habían sido únicamente por Ella, por la misión de María frente  a la Iglesia y al mundo del futuro. Por la Santísima Virgen, el Padre Fundador había sufrido calumnias del mismo tipo que sufrió Ella. Como Ella, gustó también las amarguras del destierro.

Su historia  de vida muestra una vez más, que Dios elige  a los suyos  de la nada y se glorifica a partir de la pequeñez humana. Una vida  que recuerda  que  es Dios quien conduce la historia y regala a sus instrumentos una fecundidad admirable y desbordante. Fue un hijo de María, de corazón encendido por amor a Ella y apasionado por la transcendencia  de la misión de renovar la Iglesia y forjar una nueva cultura en Cristo Jesús. Nos encontramos ante la figura de un gran educador y formador de hombres, savia nueva para la Iglesia del tercer milenio.

Más allá de los recuerdos del día de su partida a  la Casa  el Padre, cada 15 de septiembre nos invita a preguntarnos: ¿Qué espera el Padre Fundador de los miembros  de su Familia  de Schoensatt ?

Creo que lo que él quiere es que nosotros lo hagamos presente en el mundo de hoy. Quiere que cada uno de nosotros lo prolongue  a él, a su obra y su carisma. Así es como podemos canonizarlo.

La Iglesia, al canonizar  a una persona, confirma que vivió una vida santa y que por eso es modelo para todo cristiano. Pero no sólo canoniza a la persona, sino también lo que la persona hizo, proclama la validez  de su obra.

Creemos que a través de él, Dios  ha querido dar una respuesta a los desafíos de nuestro tiempo. Como Familia  de Schoenstat hemos  de asumir esta respuesta en nosotros mismos y entregársela como un servicio a la Iglesia y al mundo. Hemos  de ser prolongadores del carisma de nuestro Padre.

Las palabras “Dilexit Ecclesiam”-Amó a la Iglesia- grabadas en su tumba, expresan claramente la gran preocupación de su vida: regalarle  a la Iglesia un gran Movimiento de renovación mundial.

El Padre siente la necesidad y la responsabilidad de ayudar y renovar la Iglesia para que Ella pueda ser alma del mundo. Y Schoenstatt tiene la tarea de ser María en la Iglesia, de ser corazón de  esa Iglesia renovada. Debemos dedicarnos a construir Schoenstatt, así trabajamos por la Iglesia del futuro. También podemos ayudar a la Iglesia insertándonos actívamente en los organismos pastorales de la Iglesia, en la diócesis, en  las parroquias, en las pastorales, “Somos la carta de presentación del Padre Kentenich”. Ese tesoro que tenemos en nuestro Santuario, tantos regalos como recibimos de Schoenstatt, no son para guardarlos, sino para transmitir a otros, para enriquecer  a la Iglesia.

La Familia de Schoenstat siente, que desde que el Padre Fundador murió, lejos de haberse hecho más distante, su persona se ha vuelto más cercana. La intimidad con el Padre Kentenich ha crecido, en la medida que los suyos  se unen a él.

Él bendice al que se le entrega, al que le da su cariño de hijo. El bendice de forma extraordinaria porque está más cerca de la Santísima Virgen que nunca.

Schoenstat debe ser corazón  de la Iglesia y además alma del mundo. El Padre llama a transformar el mundo. Si queremos hacer presente al Padre, no podemos quedarnos tranquilos en nuestra casa, vivir allí nuestro cielo. Tenemos que luchar para que nuestra tierra llegue   a ser un trozo de cielo. Es el mejor regalo que le  podemos hacer  a nuestro Padre Fundador en el aniversario de su muerte.

 

Un nuevo curso

nuevocursoComo cada mes de septiembre, decimos adiós a las vacaciones y nos preparamos para el comienzo de un nuevo curso. Atrás quedan los baños en la playa y en las piscinas, las fiestas  de los pueblos, los viajes en familia y todas  aquellas cosas  que nos ayudan a relajarnos y olvidarnos  de la rutina.

Recuperamos el ritmo ordinario que nos acompañará  a lo largo del curso. Los niños y jóvenes vuelven al colegio y adquieren poco  apoco el ritmo adecuado que les facilite el aprendizaje a todos los niveles. Y ellos arrastran  a toda la familia que están envueltos en acompañar esta tarea de desarrollo y crecimiento.

Este es un mes de empezar de nuevo, cargado de nuevas ilusiones y de expectativas ante lo que nos va  a deparar el nuevo curso. El nuevo curso se empieza con ilusión pero también con la inquietud de la novedad, la inseguridad ante los nuevos retos que nos van a llegar, el esfuerzo para afrontar los proyectos, los encuentros, el día a día.

postitPero sobre todo es comenzar de nuevo las relaciones  con las personas, los amigos, la familia. Porque en el fondo lo más importante en nuestra vida, aquello que más valoramos son las personas con las que nos relacionamos.

Mirar agradecidos por la labor realizada por quienes han dedicado y dedican tiempo, ilusión y sacrificio a favor de  los hermanos, especialmente de los más necesitados.

Reflexionar para descubrir qué hacer y cómo hacerlo, pues cada uno, según sus circunstancias, puede aportar su grano de arena, todos debemos sentirnos colaboradores. Tenemos que darnos cuenta de que normalmente podemos más de lo que creemos, porque contamos con la  ayuda de los demás y la fuerza que nos da el Espíritu del Señor.

La vida de cada persona es un regalo del cielo. La vida de cada persona merece el máximo respeto. No importa la edad, sólo importa como persona. Cada detalle, cada gesto, cada caricia, cada sonrisa, cada vez que se da la mano, cada vez que se llega a tiempo a la vida de los demás, se dignifica la persona.

Contamos con la  ayuda y protección de nuestra Madre la Santísima Virgen a la que nos encomendamos en este nuevo curso.

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: