Schoenstatt para la Iglesia

Para adorar al Señor, llévale y ofrece tus talentos (oro), tu fe (incienso) y tus miserias y fragilidad (mirra). Esa es la adoración que el Señor espera para que nuestros corazones se llenen de alegría y podamos ser “Niños ante Dios”.

A %d blogueros les gusta esto: