Schoenstatt para la Iglesia

Información previa:

1. El proceso de Beatificación y Canonización
Al canonizar a ciertos fieles, es decir, al proclamar solemnemente que esos fieles han practicado heroicamente las virtudes y han vivido en la fidelidad a la gracia de Dios, la Iglesia reconoce el poder del Espíritu de santidad, que está en ella, y sostiene la esperanza de los fieles proponiendo a los santos como modelos e intercesores (cf. Concilio Vaticano II, Lumen Gentium 40; 48-51). “Los santos y las santas han sido siempre fuente y origen de renovación en las circunstancias más difíciles de la historia de la Iglesia” (Exhortación Apostólica Christifideles Laici 16, 3).
(Catecismo de la Iglesia Católica, número 828).

Etapas en un proceso de Canonización

1. “Siervo de Dios” (a partir del momento que se inicia la fase diocesana de la causa)
El Obispo diocesano y el Postulador de la Causa piden iniciar el proceso de canonización. Y presentan a la Santa Sede un informe sobre la vida y las virtudes de la persona.
La Santa Sede, por medio de la Congregación para las Causas de los Santos (CCS), examina el informe y dicta el Decreto diciendo que nada impide iniciar la Causa (Decreto “Nihil obstat”). Este Decreto es la respuesta oficial de la Santa Sede a las autoridades diocesanas que han pedido iniciar el proceso canónico.
Obtenido el Decreto de “Nihil obstat”, el Obispo diocesano dicta el Decreto de Introducción de la Causa del ahora Siervo de Dios.
Fase diocesana:
Se investiga la vida y la vivencia de las virtudes del Siervo de Dios. Un Tribunal, designado por el Obispo, recibe los testimonios de las personas que conocieron al Siervo de Dios. Ese Tribunal diocesano no da sentencia alguna; ésta queda reservada a la CCS.
Se estudian los escritos. Una comisión de teólogos censores, señalados también por el Obispo, analiza la ortodoxia de los escritos editados del Siervo de Dios.
El Obispo crea una Comisión histórica, que investiga la vida del Siervo de Dios, en base a los testimonios y sus escritos no editados o publicados.
En esta fase se elabora una detallada cronología de vida y la biografía oficial del Siervo de Dios.
Fase romana, en la Congregación para la Causa de los Santos:
Una vez concluido formalmente el proceso diocesano, se envían todas las actas y documentos investigados a la CCS. en Roma, que debe cerciorarse de que todo está en orden y conforme a las disposiciones procesales.
La CCS nombra un Relator de la Causa, quien con la colaboración del Postulador de la causa, elaboran el documento denominado “Positio”. En este documento se incluyen, además de los testimonios de los testigos, los principales aspectos de la vida, virtudes y escritos del Siervo de Dios, etc.
Una vez impresa y entregada la Positio, ésta es analizada por una Comisión de 8 Teólogos consultores dirigida por el Procurador de la Fe, nombrados por la CCS., quienes entregan por separado su informe. Si estos son afirmativos, estos votos, la Positio y los eventuales nuevos aportes del Postulador, se preparan para ser presentados a la Asamblea de Cardenales y Obispos de la CCS., que pone una fecha para tratar la causa.
Luego, en la sesión solemne de Cardenales y Obispos, se discute el parecer de la Comisión de Teólogos y los documentos presentados.
Finalmente, si esta Asamblea aprueba la “Positio” y confirma que el Siervo de Dios vivió heroica y ejemplarmente las virtudes cristianas, recomiendan la causa al Santo Padre, para que emita el Decreto de Heroicidad de Virtudes. Si el Papa así lo decide, el “Siervo de Dios” pasa a ser considerado “Venerable”.

2. Venerable (y, eventualmente, se abre un nuevo proceso para confirmar un posible milagro), para llegar a ser reconocido como Beato (es decir, un santo pero con veneración local limitada o circunscrita a una comunidad particular. Este santo aun tiene que ser canonizado, para que sea venerado universalmente en la Iglesia):
La primera etapa es mostrar al “Venerable” a la comunidad como modelo de vida e intercesor ante Dios. Para que esto pueda ser, el Postulador de la Causa deber probar ante la CCS:
– La fama de santidad del Venerable. Para ello elabora una lista con las gracias y favores pedidos a Dios por los fieles por intermedio del Venerable.
– La investigar la realización de un milagro atribuido a la intercesión del Venerable. El proceso de examinar este “presunto” milagro se lleva a cabo en la Diócesis donde ha sucedido el hecho y dónde viven los testigos (fase diocesana).
Generalmente, el Postulador de la Causa presenta hechos relacionados con la salud o la medicina. El Proceso de examinar el “presunto” milagro debe abarcar dos aspectos: 1) la presencia de un hecho (la sanación) que los científicos (los médicos) deberán atestiguar como algo que va más allá de la ciencia, y 2) la intercesión del Venerable en la realización de ese hecho que señalarán los testigos del caso.
Una vez documentado y concluido el proceso de milagro, se envía toda la documentación a la CCS. en Roma. Durante esta segunda etapa (fase romana) la CCS. examina el milagro presentado.
– Dos médicos peritos, designados por la Congregación, examinan si las condiciones del caso merecían un estudio detallado. Su parecer es discutido por la Consulta médica de la Congregación para las Causas de los Santos (cinco médicos peritos).
– El hecho extraordinario presentado por la Consulta médica es discutido por el Congreso de Teólogos de la CCS. Ocho teólogos estudian el nexo entre el hecho señalado por la Consulta médica y la intercesión atribuida al Siervo de Dios.
Todos los antecedentes y los juicios de la Consulta Médica y del Congreso de Teólogos son estudiados y comunicados por un Cardenal (Cardenal “Ponente”) a los demás integrantes de la Congregación, reunidos en Sesión. Luego, en esta Sesión solemne de los Cardenales y Obispos de la CCS. se da el veredicto final sobre el “milagro”. Si el veredicto es positivo el Prefecto de la Congregación ordena la confección del Decreto correspondiente para ser sometido a la aprobación del Santo Padre.
En la tercera etapa y con los antecedentes anteriores, el Santo Padre aprueba el Decreto de Beatificación.
En la cuarta etapa el Santo Padre determina la fecha de la ceremonia litúrgica.
La quinta etapa es la Ceremonia de Beatificación (Normalmente se realiza en la diócesis de origen).

3. Santo canonizado.
La primera etapa es la aprobación de un segundo milagro.
Durante la segunda etapa la CCS. examina este segundo milagro presentado. Se requiere que este segundo hecho milagroso haya sucedido en una fecha posterior a la Beatificación. Para examinarlo la Congregación sigue los mismos pasos que para el primer milagro.
En la tercera etapa el Santo Padre, con los antecedentes anteriores, aprueba el Decreto de Canonización.
La cuarta etapa es el Consistorio Ordinario Público, convocado por el Santo Padre, donde informa a todos los Cardenales de la Iglesia y luego determina la fecha de la canonización.
La última etapa es la Ceremonia de la Canonización, normalmente en Roma.

(Basado en artículo de ACI-prensa: Inicio » Recursos » La Santa Sede… con precisiones mías)

2. En relación a los tiempos y financiamientos de las causas:
– Se puede decir que normalmente una causa de canonización puede durar muchos años y hay que tener paciencia. Como se explica en el punto anterior, son bastantes etapas de investigación, estudio y elaboración de documentos, actas, etc., tanto en la fase diocesana como romana. En estos momentos en la CCS (fase romana) se procesan infinidad de causas y cada causa consta de millares de páginas de documentos… por lo tanto, a la CCS no le falta trabajo, además de que el proceso de una causa de por sí es lento. Y en todo el mundo hay mas de un millar de causas en fase diocesana.
– En relación al financiamiento de una causa… se puede decir que las causas son bastante caras; se requiere dinero para financiar publicaciones y acciones para dar a conocer al Siervo de Dios y difundir su fama de santidad (imprimir y difundir santitos, novenas, escritos, obras de teatro o películas, documentales, encuentros de presentación, etc, etc), hay que escribir la biografía oficial, lo que significa un trabajo grande de parte de una persona a la que normalmente hay que remunerar. Tb. hay que financiar el proceso diocesano y luego el romano; lo que significa contratar personas para trabajos de archivo y secretaría, transcripción y digitalización de documentos, eventualmente hacer traducciones de documentos, crear archivos especiales (con protección contra humedad, etc.). Tb. hay que remunerar a las personas que trabajan en las instancias diocesanas y de la CCS.: teólogos que son consultados, notarios, trabajos de secretaría, etc. A todo esto se suman gastos de viajes (muchas veces necesarios para la investigación)… y la mantención del Postulador de una causa.
– Si hay interés por conocer con más precisión y detalles el proceso de una causa, agrego el link del documento oficial y más reciente del Vaticano para procesar una causa: http://www.causesanti.va/content/causadeisanti/it/documenti/sanctorum-mater_es.html

3) En relación al proceso y estado de las causas de Siervos de Dios schoenstattianos:

Beato Karl Leisner: (Actor: Diócesis de Münster)
Ya ha sido declarado beato por la Santa Sede. Su causa se procesó como un caso de martirio (y tb. se investigo su vida y vivencia de las virtudes), por lo tanto, no fue necesario un milagro para ser beato. Para ser canonizado, es preciso un milagro.

Sierva de Dios, Venerable Hna. M. Emilie: (Actor: Inst. de Hnas. de María)
Concluido el proceso sobre la vida y la vivencia heroica de las virtudes, el Papa declaró a la Hna. M. Emilie “Venerable”. Para ser declarada “beata” necesita la acreditación de un milagro.

Siervo de Dios Mario Hiriart: (Actor: Provincia Pentecostés, Padres de Sch.)
· El 20 de octubre 1996, en la Arquidiócesis de Santiago, se inicia oficialmente el proceso de beatificación de Mario Hiriart. La fase diocesana se concluye, el 2 de septiembre 2004 y el 8 de sept. llegan a Roma, a la CCS., las actas y documentos del proceso diocesano.
· La “positio” de Mario se concluyó y presentó en 2012.
· La causa de Mario, fue tratada el 30 de octubre 2018 en el “Congreso de teólogos”. El parecer o informe de cada uno de los 9 teólogos (incluyendo el Promotor de la fe de la CCS.) fue afirmativo; es decir la causa de Mario sigue adelante positivamente. Sin embargo, 3 teólogos manifestaron algunas preguntas y dudas a las que era bueno responder y aclarar, antes de que la causa llegara a la asamblea de los Cardenales y Arzobispos. A fines de mayo de este año presenté a la CCS un documento de respuesta a estas observaciones. Recientemente, el 8 de diciembre, el Promotor de la Fe entregó la resolución final de los teólogos, que es unánimemente afirmativa de la causa, sin ningún reparo, y se ha solicitado al Prefecto de la CCS. que marque una fecha para que la causa de Mario sea tratada por la asamblea de los Cardenales y Obispos de la CCS., lo que debería ser acontecer a principios de 2020.

Siervo de Dios Josef Engling: (Actor: Pallottinos)
Su causa fue tratada en la segunda semana de junio 2019 por el “Congreso de teólogos” y todos los votos fueron afirmativos. Ahora su causa debe ser tratada en la asamblea de los Cardenales y Obispos de la CCS. Aún no tiene fecha marcada.

Siervo de Dios João Pozzobom: (Actor: Presidencia Nacional de Sch. en Brasil)
Su causa está en Roma. Se está elaborando la “positio” y hay noticias de que se estaría investigando el proceso de un posible milagro realizado por su intecesión.

Siervo de Dios P. Franz Reinisch: (Actor: Pallottinos)
La fase diocesana de su causa se cerró oficialmente el 28 de junio 2019. Se está iniciando ya la fase romana de la causa, por via de martirio.

Sierva de Dios Gertrud von Boullion: (Actor: Diócesis de Augsburgo)
Por lo que sé, su causa está detenida en la diócesis. Es posible que se vuelva a impulsar.

Siervo de Dios P. Hernán Alessandri: (Actor: Provincia Pentecostés, Padres de Sch.)
· A partir del 15 de septiembre 2014 se iniciaron los pasos previos para abrir la causa del P. Hernán. El Arzobispo consultó con la Conferencia Episcopal de Chile y solicitó el nihil obstat de la Santa Sede, que respondieron positivamente. Por lo tanto, aceptó abrir la causa del P. Hernán.
· Aun no se ha realizado la sesión inaugural de la causa. Hasta el momento, se han reunidos los escritos editados e inéditos (estos han sido clasificados, digitalizados y archivados sistemáticamente); se ha preparado la lista de testigos para el tribunal eclesiástico; se está elaborando la biografía oficial del P. Hernán.

Siervo de Dios P. Josef Kentenich: (Actor: Presidencia General de la Obra de Schoenstatt)
Su causa avanza muy lentamente, a punto de finalizar la fase diocesana (en Tréveris, Alemania)
El Secretariado del P. Kentenich trabaja intensamente para difundir la fama de santidad del Padre, la que tiene una gran expansión internacional, especialmente a través de la Familia de Schoenstatt.
Últimamente se ha publicado una nueva biografía, que ya va en su 4ª edición alemana, y que está siendo traducida a otros idiomas. Asimismo se ha producido una película documental sobre la vida del Padre, que difunde el Sekretariado- PK., que también está siendo traducida al español.
En este año se han organizado y proliferado en 11 países, círculos de oración que diariamente rezan por el proceso de nuestro Padre y difunden su fama de santidad en la Iglesia y el mundo. En conjunto, en estos círculos participan un más de un millar de personas.
Sin duda, la causa de nuestro Padre fundador es muy grande, más difícil y compleja que la causa de sus “hijos espirituales” cuyos procesos avanzan en Roma. Pero podemos suponer que providencialmente, ellos están preparando el camino para la “llegada” del Padre a Roma, para que su carisma innovador y profético sea mejor reconocido, asimilado y valorado por la Iglesia.

P. Eduardo Aguirre
Postulador, Diciembre 2019

A %d blogueros les gusta esto: