Schoenstatt para la Iglesia

Tengamos audacia para buscar el sicomoro que nos ayude a ponernos a tiro para que el Señor nos encuentre

 

A %d blogueros les gusta esto: