Schoenstatt para la Iglesia

 

Somos hijos de Dios y Dios en el Bautismo nos ha consagrado a la santidad.

A %d blogueros les gusta esto: