Schoenstatt para la Iglesia

Somos ciegos, somos aprendices.

No te fijes tanto y fíjate.

Normalmente no vemos lo que el otro está trabajando internamente. Sólo vemos las cosas de fuera, ya sean buenas o malas.

Dios nos pide que nos fijemos en nosotros.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: