Schoenstatt para la Iglesia

Mi vida dada por amor. Mi servicio generoso que no busca el propio bien, sino el del prójimo. Acepta el sacrificio diario con alegría y sonríe en medio de la tribulación. Es el martirio del amor.

 

A %d blogueros les gusta esto: