Schoenstatt para la Iglesia

Pidamos al Señor que nos abra el corazón para desear un encuentro con Él. Ahí como a los Magos, nos dará el gran regalo.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: