Schoenstatt para la Iglesia

Señor Jesús, tú dijiste a  tus discípulos: “venid conmigo a un lugar apartado y descansad un poco”, te pedimos por nuestras vacaciones.

El afán  de cada día multiplica nuestra vida de quehaceres, urgencias, agobios, prisas e impaciencias. Necesitamos el reposo y sosiego. Necesitamos la paz y el diálogo. Necesitamos el encuentro y la ternura. Necesitamos la oxigenación del cuerpo y del alma. Necesitamos descansar.

Bendice; Señor, nuestras vacaciones. Haz que sean tiempo fecundo para la vida de familia, para el encuentro con nosotros mismos y con los demás, para la brisa suave de la amistad y del diálogo, para el ejercicio físico que siempre rejuvenece, para la lectura que siempre enriquece, para las visitas culturales que siempre abren horizontes, para la fiesta auténtica que llena el corazón del hombre.

Haz que nuestras vacaciones de verano sean un tiempo santo para nuestra búsqueda constante de Ti, para el reencuentro con nuestras raíces cristianas, para los espacios  de oración y reflexión, para compartir la fe y el testimonio, para la práctica de tu ley y la  de tu Iglesia, para la escucha  de  tu Palabra, para participar  en la mesa de tu eucaristía. Y también que no olvidemos a los que por diversas circunstancias no tienen o no pueden disfrutar de vacaciones.

Tú vienes siempre a nosotros. Tus caminos buscan siempre los nuestros. Haz que en las vacaciones  de verano, sepamos remar mar adentro y te  encontraremos  a Ti. El Pescador, el Pastor, el Salvador, el Hermano, el Amigo, y encontremos a nuestros hermanos.

Juntos realizaremos la gran travesía  de nuestras vidas. En tu nombre, Señor, también  en vacaciones, quiero estar dispuesto a remar mar adentro. Ayúdame. Te necesito también en este tiempo.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: