Schoenstatt para la Iglesia

Cuál es mi cáliz, el cáliz de mi Padre. ¿Lo voy a beber?

Acepto la voluntad de Dios con mansedumbre. Dios me deja optar por lo bueno o por lo malo y sea cuál se mi decisión, Dios podrá manifestarse.  

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: