Schoenstatt para la Iglesia

Archivo para diciembre, 2017

Homilía P. Enrique José Grez – La Sagrada Familia – 31/12/2017

P. Enrique José Grez

Hoy 31 de diciembre de 2017, festividad de la Sagrada Familia, la prédica de la misa de 12:00 en el Santuario de Pozuelo ha estado a cargo del P. Enrique José Grez, miembro de la comunidad de los Padres de Schoenstatt.

Adjuntamos la Homilía y la Renovación de las promesas matrominiales que se ha llevado a cabo por los matrimonios presentes, siguiendo las indicaciones del  cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid.

 

 

Homilía:

 

Renovación promesas matrimoniales:

 

 

Feliz primera Navidad

Para muchos de nosotros esta va a ser la primera Navidad sin un ser querido: sin un hijo, marido, padre, hermano o amigo. Para otros será la primera Navidad que pasen en soledad, fuera de sus hogares, en un hospital o cuidando a un enfermo. La tentación es dejarse llevar por el dolor, el vacío y la ausencia; dejar que la pena, la nostalgia, la soledad o la amargura inunde nuestro corazón ¡Qué gran error! Nadie nos pide que dejemos de sentir ni olvidemos a los que queremos: es bueno, es humano y natural. Pero,  no por ello vamos a  dejar de abrirnos a la vida; precisamente por eso, porque los quisimos y los queremos aunque duela, es importante dar gracias por su vida, por habérnoslos regalado y vivir en plenitud. No es cuestión de voluntarismo o de fuerza. Es más sencillo que todo eso: consiste  en entregar y reconocer nuestra debilidad al Señor y pedirle: Construye Tú con ese material maltrecho, haz que mi dolor se convierta en vida.

El Niño Dios nace en nuestros corazones tal como están, malheridos. Si no le asustó nacer en una cueva, en un pesebre, mucho menos le va a asustar nacer en un corazón que siente y se duele. Lo importante es dejar que su Madre, la Madre del Amor Hermoso, Madre de Misericordia, prepare ese corazón como preparó el inhóspito lugar donde iba a nacer el Hijo de Dios. Porque allí donde está ella, hay hogar, `por muy desangelado, destartalado, frío o solitario que sea el sitio. Donde está ella, hay un corazón cálido de madre que nos abraza y nos guarda dentro. No nos abraza para que estemos confortablemente instalados lamiéndonos las heridas en su regazo. Nos da esperanza, consuelo y paz, para que luego, con la fuerza de sabernos queridos y cobijados, podamos salir de  nosotros mismos para ser sus manos, su sonrisa, su palabra para las personas a las que ella quiere regalarles su amor. Nosotros, precisamente nosotros, porque nos duele el alma, somos las personas idóneas para acompañar, escuchar y comprender a las personas que sufren a nuestro alrededor. ¡Qué gran don hemos recibido! El dolor nos hace capaces de reconocer y querer al que sufre. Esta Navidad, no nos guardemos ningún beso en el bolsillo, ni dejemos ninguna llamada en el teléfono, no dejemos una cama  de hospital, una habitación de un enfermo, sin un nacimiento a sus pies (aunque sean un simple dibujo). No dejemos de cantarle un villancico, aunque no nos conozca. No dejemos de regalarle una sonrisa, o un detalle al que nos quiere mal. Al escéptico que piensa que todo es teatro, al que vive una vida que no es la suya, a esa persona que nos alarga la mano desde la acera de la calle. No dejemos de hablar con esa persona con la que hace tanto tiempo que no hablamos, visitar a la otra que está amargamente sola. Atrevámonos a querer y dejarnos querer, a regalarnos a los demás desde nuestra realidad, sin asustarnos de ella, poniéndola en manos de María, Madre de Dios, la Madre que acoja  a sus hijos necesitados en esta Navidad. Feliz Navidad.

 

Antonio Cabrera

Homilía P. Borja – Misa del Gallo 2017

Homilía P. Carlos – 4º domigo de Adviento – 24/12/2017

La Pastoral del Santuario te desea Feliz Navidad

Queridos amigos, familia del Santuario de nuestra Madre en Pozuelo:

Esta Nochebuena escucharemos: El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras y una luz les brilló” (Is 9,1). Y la asombrosa respuesta de Dios a las oscuridades que –hoy igual que entonces- experimentamos en la vida:  “Un ángel del Señor se les presentó a los pastores: la gloria del Señor los envolvió de claridad … No temáis, os traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. (Lc 2,9)

 Cada año experimentamos como el Santuario de Schoenstatt se hace Belén hoy, en nuestro tiempo, en medio de nuestra realidad cotidiana. El P. José Kentenich en Nochebuena de 1929 en el Santuario Original (Alemania) después de celebrar la Misa del Gallo, dijo: “les regalo al Niño, a Jesús en el Sagrario. Hoy abrimos sus puertas para que no se cierren nunca más”. (J.K.) Y así comenzó la adoración perpetua en Schoenstatt.

En este año  celebramos el 50 aniversario del paso del P. José Kentenich a la vida eterna. Acogiendo el regalo que él nos hizo os invitamos desde la pastoral a conmemorar tres momentos importantes de su vida con adoración nocturna en el Santuario. Serán:

de viernes 19 a sábado 20 de Enero

de jueves (santo) 29 a viernes (santo) 30 de Marzo

de jueves 31 de Mayo a viernes 1 de Junio.

Desde el Santuario os deseamos una Navidad abierta al Dios-con-nosotros que se hace Niño y se queda con nosotros. Aquí lo encontraremos siempre esperándonos en brazos de su Madre.

¡Feliz Navidad!

Equipo de Pastoral del Santuario

Imagen

Nueva WEB de las Hermanas de María de Schoenstatt

Galería

Nace algo nuevo

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: