Schoenstatt para la Iglesia

Quien no va al Santuario, se lo pierde

Comienza un nuevo curso y hacemos planes, pero nuestros planes no son los de Dios.

Si queremos sintonizar nuestros planes con lo que Dios tiene previsto para nosotros, hemos de parar en nuestro ritmo frenético y dedicar tiempo cada día, cada semana, cada mes, cada año,…

El Santuario de Schoenstatt es un lugar privilegiado para encontrar la sintonía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: