Schoenstatt para la Iglesia

 

Todos nacemos ciegos a causa del pecado original.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: