Schoenstatt para la Iglesia

dios-de-vivos En esta vida hay que aprender a perder.

La tierra prometida, aquello que más anhelamos, la felicidad plena será en la otra vida, donde la relación fundamental será la filial.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: