Schoenstatt para la Iglesia

lucas-7-36a50

Al que poco se le perdona, poco ama.

Dios es el prestamista y nos ha prestado nuestra bondad, nuestras capacidades, nuestra voluntad, nuestra inteligencia,… Cuánto le debemos a Dios, cuánto se nos ha perdonado, cómo le amamos.

Pidamos al Espíritu Santo que nos haga ver nuestros pescados y poder descubrirlos y reconocerlos.

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: