Schoenstatt para la Iglesia

Archivo para junio, 2016

APROVECHAR LAS VACACIONES.

¡Qué difícil nos resulta a veces descansar bien! Cada año, al acercarse las vacaciones, siempre el mismo desafío. Llegamos con el alma cansada. Son muchos caminos. Muchos momentos guardados en el alma. Buscamos la calma y el descanso. Hacemos algo distinto. Esperamos descansar de verdad, para volver renovados. Tenemos en ocasiones demasiadas expectativas con este tiempo. Queremos que sea perfecto. Luego no lo suele ser y nos decepcionamos.

Las vacaciones son un tiempo para agradecer. Miramos hacia atrás y damos gracias. Hay tantos motivos por los que agradecer. Siempre, es verdad, siempre todo puede ser mejor. Tal vez este año ha sido duro. Y en su dureza puede costarnos encontrar motivos por los que alegrarnos. Queremos entregarle a Dios, en primer lugar, las cosas difíciles, las cruces, los momentos de oscuridad, las pérdidas, los pequeños y grandes fracasos, las ausencias, las discusiones, los motivos para criticar a otros, los desencuentros. Sí, hay cruces con las que cargamos cada día a veces sin darnos cuenta, y, a lo mejor hemos cargado con muchas. Porque nos tocaba, porque otros no podían hacerlo. Porque si no lo hacíamos se quedaba sin hacer. Porque nosotros éramos necesarios. En fin, muchas razones para cargar por los caminos.  Deberes, compromisos, responsabilidades. Pesa el alma. Sí, queremos descansar. El Señor nos dice:”Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y Yo os aliviaré”. Queremos agradecer a Dios porque nos sostiene en esos momentos, porque nos espera en lo alto de la cuesta, al final de la etapa. Nos ayuda  a caminar. Nos levanta cuando  caemos y estamos fatigados. En Él revivimos y nos ponemos de nuevo en camino. Su presencia nos sana y alivia.

Las vacaciones no son un tiempo para no hacer nada. Es un tiempo que Dios nos da para hacer cosas distintas a las de todo el año. Para cuidar otros aspectos de nuestra vida. Para leer, pasear, para visitar, para estar con las personas  a las que queremos, para cuidar los momentos de diálogo y descanso con los otros. Las vacaciones son un tiempo privilegiado para crecer, para aprender cosas nuevas, para avanzar en el camino espiritual. La vida es distinta cuando aprendemos a vivirla con el Señor.

Alianzas de la Pastoral de Pozuelo

IMG_4983 El pasado 22 de junio sellaron su Alianza cuatro personas del último taller de Alianza de la Pastoral: Pilar, Rosario, Paz y Carmen. ¡Felicidades!

Este curso se han impartido seis talleres de Alianza: tres en turno de mañana y tres en turno de tarde. En total, 38 personas se han preparado y celebrado su Alianza con María a través de los talleres de la Pastoral de Pozuelo. Para el próximo curso, que comenzará en octubre, ya hay personas apuntadas.

¡La Mater no deja de atraer corazones a su Santuario!

IMG_20160623_112225 (2)

Retiro de Renovación de ALIANZA DE AMOR

P1010131El pasado 4 de junio celebramos en el Santuario de Pozuelo una jornada de renovación de la Alianza de Amor, a la que se invitó a todas las personas que a lo largo de los últimos años han hecho los talleres de preparación a la Alianza en la Pastoral de Pozuelo.
A lo largo de la mañana hubo un rato de oración, una charla de la hermana Montserrat, varios testimonios, un tiempo de compartir y tomar un café,  y finalmente una meditación en el Santuario, tras la que las más de 50 personas que asistieron, pudieron actualizar su alianza y entregar de nuevo su corazón a la Santísima Virgen.
Fue un día precioso en el que la Mater estuvo especialmente presente
y volvió a encender los corazones de todos.
P1010116
¡Enhorabuena a cada uno de los que disfrutaron de este momento de gracia y alegría!

Taller Santuario Hogar, acto de envío.

Hoy domingo 19 de junio de 2106, ha concluido con un acto de envío en el Santuario, el taller de Santuario Hogar. Este año hemos disfrutado de un grupo con diversas realidades familiares que han enriquecido y complementado el taller.

Agradecemos a todos su participación, entusiasmo y dedicación, así como todo su trabajo, oración y Capital de Gracias.

Es una satisfacción saber que la Mater se va a instalar en nuevos hogares que la esperan con tanto anhelo.

El próximo curso continuaremos  con el taller al que invitamos a todos a participar.

El equipo coordinador: Miram, Fernando, Laura y Luis Enrique

 

Homilía P. Jaime – 19/06/16

cristo-caminando1

El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo.

 

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?»
Ellos contestaron: «Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.»
Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Pedro tomó la palabra y dijo: «El Mesías de Dios.»
Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.»
Y, dirigiéndose a todos, dijo: «El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará.»

 

Motivación mes de junio

HMM
A lo largo de este curso hemos ido profundizando en los pilares de nuestro Schoenstatt. En este mes de junio queremos profundizar en la conciencia de misión de la que tanto nos ha hablado el P. Kentenich de la mano de la Hermana Mónica María.  De esta forma crecemos en nuestra conciencia de misión hacia el mundo, hacia nuestra Iglesia diocesana. María nos ha regalado mucho desde el Santuario y nos envía a entregarlo.

 

Conciencia de misión

El que tiene una misión, ha de cumplirla

A lo largo del curso hemos ido profundizando cada mes en alguna de las fuentes de nuestra espiritualidad schoenstattiana: Filialidad, Santidad de la vida diaria, Piedad Instrumental, Fe práctica de la Divina Providencia, Piedad mariana…

Ahora, en este tiempo de verano os quiero invitar a reflexionar sobre la “Conciencia de Misión”…

De todas las fuentes schoenstatteanas anteriormente nombradas, quizás ésta sea la que más nos evoca el “¡Schoenstatt en Salida!” Imposible no traer a la memoria las palabras de nuestro Padre y Fundador en aquel memorable 31 de Mayo de 1949: “¡Quien tiene una misión, ha de cumplirla!”.

Y en la Segunda Acta de Fundación nos dice: “Cuán necesario es acentuar la conciencia sobrenatural de misión y de instrumento, lo saben todos aquellos que conocen más de cerca el plan de redención y la situación del tiempo actual. Siempre ha sido una ley evidente que sólo aquellas personas y comunidades a quienes Dios ha dado una vocación y misión especial, pueden intervenir decisivamente en el Reino de Dios. (…) Aquel que en tales difíciles tiempos no posee la inconmovible convicción de estar investido de una misión divina especial y por lo tanto, de contar con fuerzas divinas, está condenado de antemano a la infecundidad y por ende, al fracaso final. Solamente el que estuviere provisto de una confianza inquebrantable en esta fuerza y misión divinas, podrá aventurarse en el agitado y tempestuoso océano de la vida”.

Estamos viviendo tiempos decisivos, constatamos cómo en medio de este agitado y tempestuoso océano de la vida Schoenstatt tiene una respuesta, una solución, una medio para sanar tantas heridas… Nosotros mismos hemos experimentado esa respuesta en nuestras vidas, para nosotros es una realidad. ¡No importa si llevo muchos o pocos años en Schoenstatt! Todos los que hemos sellado la Alianza de Amor con la Mater somos testigos de las bendiciones y gracias que recibimos en el Santuario.

Es en este mismo lugar donde podemos implorar aún con más fervor la gracia de aumentar nuestra conciencia sobrenatural de misión, ¡sólo así podremos intervenir decisivamente en el Reino de Dios!

¡El tesoro que poseemos estamos llamados a entregarlo sin medida! Esta es nuestra misión, ¡somos enviados a llevar y regalar el Misterio de nuestra Alianza! Han sido Dios y la Mater quienes nos han escogido, por eso, tengo que contar con Su fuerza no sólo con la mía.

Si sólo confío en mí, podré sentirme muchas veces abatido, cansado, desesperanzado ante la inmensidad de lo que hoy hay que cambiar, conquistar; ante la realidad de tantas personas que -por diversos motivos- construyen un cultura no sólo sin Dios, sino que contra Él… pero si, como San Pablo, soy capaz de decir: “cuando soy débil entonces soy fuerte” (2 Cor. 12,10) entonces puedo estar seguro de la victoria, porque la Misión la he recibido como un regalo de manos del mismo Dios.

Para ayudarnos en nuestra reflexión nos podríamos preguntar: ¿a cuántas personas hemos llevado al Santuario? ¿A cuántas personas les hemos hablado de la Alianza de Amor? ¿En cuántos corazones hemos despertado el verdadero amor a la Mater?

¡El fuego de Schoenstatt que Dios y la Mater han encendido en nuestros corazones nos guiará hacia la victoria! Y “(…) se hará inquebrantable, hasta poder decir con profunda convicción: ‘Si Dios está con nosotros, ¿quién podrá estar contra nosotros?’, ‘¡Todo lo puedo en Aquél que me conforta!’. Experimentamos la verdad de aquellas palabras de San Agustín: “Aquél que ama la faz del Omnipotente, no teme la faz de los poderosos de este mundo”.” (P.K, Segunda Acta de Fundación)

Les deseo a todos un bendecido verano misionero… nuestra Misión es permanente, no conoce vacaciones.

Hna. Mónica María

Homilía P. Borja – 12 de junio de 2016

lucas-7-36a50

Al que poco se le perdona, poco ama.

Dios es el prestamista y nos ha prestado nuestra bondad, nuestras capacidades, nuestra voluntad, nuestra inteligencia,… Cuánto le debemos a Dios, cuánto se nos ha perdonado, cómo le amamos.

Pidamos al Espíritu Santo que nos haga ver nuestros pescados y poder descubrirlos y reconocerlos.

 

A %d blogueros les gusta esto: