Schoenstatt para la Iglesia

pentecostesPentecostés, la fiesta de la transformación interior tal y como lo entendía el P. Kentenich.

El Espíritu Santo con la Gracia, sana nuestras heridas y desde nuestra pobreza, nos hace más humanos y más divinos.

La comunidad es necesaria y la presencia de María es fundamental

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: