Schoenstatt para la Iglesia

Foto 20-9-15 13 34 30Cada mes hemos querido tocar un tema central en nuestras espiritualidad de Schoenstatt. El tema elegido para el mes de mayo es la Piedad mariana. Queremos en Mayo mirar a María. Ella nos mira a nosotros con ojos de misericordia. Le pedimos que nos enseñe el rostro de Jesús.

Piedad Mariana

Hna. M.Lucía Jofré

Mayo, 2016

En este mes de Mayo tenemos el regalo de poder profundizar en María,  nuestro gran tesoro en Schoenstatt, porque es Ella quien sale a nuestro encuentro para regalarnos lo más valioso que posee: su corazón de Madre y Reina en un intercambio de amor con nuestro propio corazón. Es lo que llamamos Alianza de Amor con María.

Es Ella quien se preocupa de llamarnos en el momento oportuno y enseñarnos a vivir en una dualidad maravillosa: después de la Alianza, nunca más tenemos el derecho de sentirnos solos. Tenemos la certeza de sabernos sus hijos muy amados y predilectos que caminan por la vida de la mano de la mejor de las Madres.

En este  plan de amor donde Dios Padre conduce el mundo, la historia y mi propia vida, Él nos regala a María y junto a Ella una misión ¿Cuál es esa misión?

El Padre Kentenich nos dice que: “María es la Compañera y Colaboradora de Cristo en toda la obra de la redención”.

En las distintas etapas de la vida de Jesús, desde la Anunciación, la Visitación, su Nacimiento, su infancia, el paso por el Templo hasta llegar a sus años de actividad pública, vemos  siempre a María como  su Madre y Compañera, con una fidelidad inquebrantable; incluso al pie de la cruz cuando todos lo abandonan. Su mayor deseo es cumplir la voluntad de Dios y así nos lo enseña a nosotros cuando en las bodas de Caná dice: “Hagan lo que Él les diga”.

María desde el Cielo sigue realizando esta misión y en todos los tiempos llama instrumentos para que le ayuden en esta tarea. Desde nuestros Santuarios de Schoenstatt, Ella se ha establecido para salir a nuestro encuentro, nos busca, nos necesita y nos llama como apóstoles para que asumamos su misión.

Es por eso, que a través de la Alianza de Amor con Ella, también nos incorporamos en su misión de colaborar para que Dios vuelva a ser el centro de nuestro mundo.

En este Jubileo recordemos en la Bula de la Misericordia lo que el Santo Padre nos dice de María:

El pensamiento se dirige ahora a la Madre de la Misericordia. La dulzura de su mirada nos acompañe en este Año Santo, para que todos podamos redescubrir la alegría de la ternura de Dios. Ninguno como María ha conocido la profundidad del misterio de Dios hecho hombre. Todo en su vida fue plasmado por la presencia de la misericordia hecha carne. La Madre del Crucificado Resucitado entró en el santuario de la misericordia divina porque participó íntimamente en el misterio de su amor.

(…) María atestigua que la misericordia del Hijo de Dios no conoce límites y alcanza a todos sin excluir a ninguno. Dirijamos a ella la antigua y siempre nueva oración del Salve Regina, para que nunca se canse de volver a nosotros sus ojos misericordiosos y nos haga dignos de contemplar el rostro de la misericordia, su Hijo Jesús.”

Desde nuestros Santuarios, nuestra querida Mater nos regala las gracias de cobijamiento, transformación y envío apostólico que necesitamos para enfrentar los desafíos concretos que a  cada uno le toca vivir.

¡Llevemos a muchas personas al Santuario, en este mes de mayo y pidámosle a María que toque sus corazones como Madre y Reina de la Misericordia!

ASEMÉJANOS A TI, Y ENSEÑANOS A CAMINAR POR LA VIDA

TAL COMO TÚ LO HICISTE:

FUERTE Y DIGNA, SENCILLA Y BONDADOSA,

REPARTIENDO AMOR, PAZ Y ALEGRÍA.

EN NOSOTROS RECORRE NUESTRO TIEMPO,

PREPARÁNDOLO PARA CRISTO JESÚS. AMÉN

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: