Schoenstatt para la Iglesia

hqdefault¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

Cuando estamos en la pobreza absoluta, es cuando podemos experimentar la misericordia de Dios.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: