Schoenstatt para la Iglesia

p12

 

El sembrador lanza la simiente, sin tener en cuenta dónde va a caer. Nosotros debemos sembrar, incluso aunque no lleguemos a ver la cosecha.

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: