Schoenstatt para la Iglesia

En tu examen del día, compara cuánto tiempo dedicas cada día al trabajo, al descanso, a los amigos, a la familia, a tus asuntos, y cuánto tiempo dedicas también cada día a Dios, al apostolado, a los demás. Solemos dar la prioridad a las cosas urgentes, que pocas veces son las cosas de Dios. Nos esforzamos por hacer un hueco a nuestra oración diaria, o a la Eucaristía, pero tan apretado y ajustado que más parece que lo hacemos por obligación que por amor, y, por la noche, estamos tan cansados y  es tan tarde, que no nos acordamos de ofrecer al Señor los últimos momentos del día, o del descanso de la noche. Cuántas jornadas dejamos pasar, llenas de cosas y actividades en las que no ha estado  Dios presente. Las adornamos, si, con unas cuantas oraciones rezadas, quizá, rutinariamente, pero se acaban una y otra vez, vacías de lo más esencial. Y, sin darnos cuenta, va aumentando la distancia entre la vida y la fe, entre nuestro día a día, con tanto activismo, y ese Dios que te espera siempre a la puerta de cada jornada.

Dios no se merece sólo unos minutos. A él hay que dárselo todo, porque “en Él vivimos, nos movemos y existimos”. El corazón cumplidor y medidor se contenta con medir el amor por minutos. El corazón de Dios, en cambio, no mide: se entrega. Has de ir educando el sentido sobrenatural de las cosas y personas, para ir sazonando con el sabor de lo divino ese día a día sin Dios, en el que vives enredado y desperdigado. Tu fe se vuelve insípida y estéril, si no empapas con ella cada instante de tus jornada, y tus días serán semillas vanas, si no están fuertemente arraigadas en la tierra del amor y de la presencia de Dios. El tiempo no es tuyo, es de Dios; no lo malgastes en infidelidades y mediocridades, pues es un talento precioso llamado a fructificar en obras y en vida interior.

A %d blogueros les gusta esto: