Schoenstatt para la Iglesia

El P. Humberto durante casi hora y media , y de pie, pues así nos podía ver a todos bien, nos habló fundamentalmente de las  anécdotas vividas por él junto al P. Kentenich. Nos contó de su Sencillez, su gran sentido de Acogida, evitaba no dar a conocer  sus problemas de salud, su Gratitud y Amabilidad en el trato con tantas personas con las que se relacionaba, su gran labor Pedagógica como Padre, explicando y razonando actitudes que él tenía hacía otras personas.

Nos contó el gran interés que el P. Kentenich puso para que a España llegara la Familia de Schoenstatt, enviando primero a las hermanas y luego  vino el P. Humberto a bendecir en el año 1969 el primer Santuario de Schoenstatt en España.El P. K. fallecía un año antes y no pudo verlo .

Nos dijó que la noche anterior al fallecimiento del P. K., cenó con él y estaba bien, cuál no sería su sorpresa cuandola mañana siguiente, se enteró de la triste noticia.

Dice : No fué casualidad , ni el momento, después de celebrar la Sta. Misa, ni la fecha, el día de Nuestra Sra. de los Dolores, cuando partió hacia la Casa del Padre.

En su trato personal siempre vio que era un hombre de Dios, un Santo

Relato de Ana María Gordaliza

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: