Schoenstatt para la Iglesia

No os preocupéis angustiosamente! La mayor preocupación, es ser infinitamente despreocupados.

P. Jose Kenenich

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: