Schoenstatt para la Iglesia

Mi destino descansa en las manos del Padre.

P. Jose Kenenich

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: