Schoenstatt para la Iglesia

SAN JOSE

Una estatua de San José me recuerda quién es el Patrono de la Obra de Schoenstatt. Así como San José cuidó de María y del Niño en vida, también quiere seguir ejerciendo ese papel desde la eternidad.

Él, silencioso y servicial, me enseña a confiar incondicionalmente en los sabios planes de la Divina Providencia que todo lo dispone para mi bien.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: