Schoenstatt para la Iglesia

MARIA, EN EL CENÁCULO

Si estamos reunidos en el cenáculo en torno a María, entonces la situación del Cenáculo produce también frutos del Cenáculo: milagros de transformación

Hemos de usar, un gran medio: La Madre de Dios. Y si como nosotros mismos queremos ser formados y plasmados por Ella, queremos regalarle también a quienes nos han sido confiados. Si los entrego al cuidado de la Madre de Dios, entonces Ella se preocupará, pues es la gran misionera, Ella hará milagros, milagros de cobijamiento espiritual, de transformación y de fecundidad apostólica.  (“María Educadora”- P. Jose Kentenich)

 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: