Schoenstatt para la Iglesia

MARIA, SIEMPRE ME ACOMPAÑAS

María, tus hijos somos el canto de tu ternura, Espada de tus combates, tesoro de tu conquista, Santuario de tu presencia, Iglesia de Jesucristo.

Siempre estoy en casa, porque siempre tú,
Siempre me acompañas.
La voz de mi llanto lloras, la luz de mis pasos prendes,
El mar de mi barca arriesgas, la cruz de mi muerte mueres,
El pan de m hambre partes, mi frío tiembla en tu alma.
Siempre estoy en casa, porque siempre tú,
Siempre me acompañas.

( “La actualidad de María” P. José Kentenich) 

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: