Schoenstatt para la Iglesia

“SE LEVANTO Y SE PUSO EN CAMINO”

Existe en nosotros una tendencia a instalarnos, a sentarnos a la mesa y esperar que otros nos sirvan; a tumbarnos en el sillón y disfrutar de la vida. Nos acostumbramos a un ritmo del cual nos cuesta salir. En otras palabras somos cómodos. O, lo que es peor, a veces nos refugiamos en nuestra piedad, en nuestros rezos y devociones, sin prestar atención a las necesidades de quienes tenemos alrededor.

María, nos dice san Lucas, “se puso en camino”. Se levantó. No sé quedó ensimismada después del anuncio del Ángel. María siente que la presencia de Dios en su alma y en su seno le llaman a emprender la marcha para servir.

(“Meditaciones sobre la visitación ¡Dichosa  Tú”).

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: